La Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular reformas a los artículos 171 y 172 del Código Penal Federal, para sancionar o en su caso castigar con cárcel a quienes manejen en estado de ebriedad, bajo los influjos de drogas, y ahora a quienes manejen y vayan hablando por teléfono o mandando mensajes de texto.

El artículo 172 establece ahora que a quien vaya manejando y al mismo tiempo use aparato de radio comunicación para hablar o textear, sin utilizar el dispositivo de manos libres y cometa algún daño a terceros, “se le impondrá, además de la sanción correspondiente al delito cometido, una sanción de uno a tres años de prisión”.

Esta adición al artículo 172 del Código Penal Federal causó un debate entre legisladores, pues mientras unos plantearon que la medida inhibirá que los conductores usen el teléfono y propicien accidentes, otros consideraron que la pena es desproporcional, nadie podrá comprobar que el accidente fue a causa del uso de un aparato de comunicación, se fomentarán la corrupción hacia policías de tránsito y se crearán nuevos delincuentes.

La reforma al Código Penal Federal también aumenta hasta 3 años la pena de cárcel para quienes conduzcan un vehículo en estado de ebriedad o bajo el influjo de drogas y cometa alguna infracción a los reglamentos de tránsito, pagará hasta  300 días multa, además de la suspensión o pérdida de la licencia.

La reforma que se turnó al Senado para su revisión y votación incluye prisión hasta por tres años, hasta treinta días multa y suspensión o pérdida del derecho a usar la licencia de conducir, a quien en estado de ebriedad o bajo el influjo de drogas enervantes cometa alguna infracción a los reglamentos de tránsito y circulación al manejar vehículos de motor, independientemente de la sanción que le corresponda si causa daño a las personas o las cosas.