El proceso electoral que inició el 8 de septiembre de 2017 se ha teñido de rojo, por el asesinato de 63 candidatos a puestos de elección, así como alcaldes, exalcaldes, regidores e integrantes de partidos políticos en diferentes entidades del país. Informó Excélsior.

La ola de crímenes políticos, que en promedio es uno cada tres días, inició el mismo día en que comenzó la contienda, con el asesinato en Veracruz, de Ángel Viveros López, asistente particular de la diputada Regina Vázquez Saut. El homicidio más reciente, fue en contra de Guadalupe Payán Villalobos, quien era el tesorero de Ignacio Zaragoza y aspirante a la candidatura por la presidencia municipal de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua.

Los políticos fueron asesinados con armas de fuego, calcinados, o incluso sus cuerpos fueron encontrados desmembrados, como fue el caso de Jaime Rodríguez González, regidor de Jolalpa, Puebla, en octubre de 2017.

Más información aquí