La gran brecha que existe entre el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y la comunidad de actores y artistas, demócratas en una aplastante mayoría, quedó patente a la hora de buscar cantantes que actuasen en la ceremonia de la toma de posesión del político republicano.

A Trump le llovieron los rechazos. Declinaron la invitación conocidos grupos como los Beach Boys y The Dixie Chicks, además de la cantante británica Rebecca Ferguson, la leyenda del country Garth Brooks o el cantante de ópera italiano Andrea Bocelli, según recogen los medios.

Desde el comité organizador de la ceremonia se ha confirmado la participación en el concierto que se da con motivo de la asunción de un coro mormón y de las Radio City Rockettes, pero también en estos casos hubo polémica; pues algunos miembros de estas formaciones han renunciado o se han negado a actuar por su oposición a Trump.

La cantante de Broadway Jennifer Holliday fue la primera en confirmar que actuaría, pero después cambió de opinión por las fuertes críticas recibidas.

En la gala de bienvenida en las escaleras del Lincoln Memorial actuarán los cantantes Toby Keith y Lee Greenwood, así como los rockeros 3 Doors Down y The Piano Guys. Se espera que Trump y su vicepresidente hagan una aparición durante el concierto.

La decisión de estos artistas ha generado tanta controversia que algunos de ellos se han visto obligados a defender su postura. “No pido perdón por actuar para nuestro país o nuestros militares”, dijo en un comunicado Keith.

En el desfile que se realiza con motivo de la asunción del poder participarán seis bandas militares que tienen programada una actuación de 90 minutos con música patriótica que sonará antes de la ceremonia de juramento de Trump.

Vía La Jornada