El presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador de Querétaro Francisco Domínguez Servién encabezaron la ceremonia conmemorativa por el CI aniversario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, en el histórico Teatro de la República de la ciudad.

Ahí, el mandatario estatal Francisco Domínguez señaló que con esta conmemoración se inicia un nuevo siglo de vigencia constitucional, por lo que convocó a los presentes a abrir un espacio de profunda reflexión, ya que la Constitución fue un esfuerzo de los mexicanos por encontrar la paz.

“La Constitución es resultado de un gran ejercicio de política. Prueba que la generosidad, la altura, el diálogo y la apertura son los únicos caminos admisibles para gobernarnos y convivir. Su promulgación constituye el inicio del fin de la guerra”, indicó.

La Carta Magna, agregó Domínguez Servién, le da rumbo y estabilidad al país, así como un marco legal para reconstruirse y unir a los mexicanos. Por ello, hizo un llamado a conducirse con responsabilidad e imparcialidad, y a comprometerse para anteponer siempre los intereses de México y de la sociedad ante las legítimas ambiciones electorales.

Finalmente, destacó que México es un ejemplo de que la democracia sirve para generar concordia: “México es una nación que ha construido mucho a lo largo de los últimos años; no lo pongamos en riesgo (…) Seamos más y mejores mexicanos, la nación nos lo demanda”, indicó.

Por su parte, el presidente Enrique Peña Nieto expresó que la celebración de la Constitución es un hecho trascendental pues en ella se plasmó la voluntad de los mexicanos. Reconoció que el año del Centenario de la Constitución fue un año de celebración pero también implicó retos, sobre todo por los desastres naturales que impactaron en diversas partes de la república.

“En 2018 nuevamente tendremos que encontrar inspiración y dirección en nuestra Carta Magna, la razón es clara: la constitución es la síntesis de nuestra historia, la mayor fuente de certeza en el presente y la mejor guía para nuestro futuro”, apuntó.

Peña Nieto destacó las profundas transformaciones que se han llevado a cabo en el país y que han permitido –dijo- tener instituciones más sólidas, por lo que hizo un exhorto para construir a partir de lo que se ha logrado durante estos años.

“Somos herederos de los acuerdos de ayer, tenemos la obligación de dejar un mejor país; honremos el legado de los constituyentes de 1917, forjando un mejor país para las siguientes generaciones. La Constitución es el cauce de nuestra República, nuestra tarea es lograr que sus ideales sean una experiencia diaria para todas y todos los mexicanos”, concluyó.

Por su parte, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales, se unió al llamado de las autoridades por cumplir y hacer cumplir los mandatos que recoge la Constitución.

“Exijamos sí a la autoridad el cumplimiento de la ley, pero también seamos nosotros como ciudadanos, conscientes de cumplir con nuestras obligaciones. Sin seguridad jurídica, sin la actuación de todos dentro del marco de la ley no puede haber valores básicos que respetar, no sería posible que la justicia exista si no hay seguridad jurídica que la proteja”,

El ministro subrayó que a 101 años de la promulgación de la Carta Magna, el principal enemigo de ésta es su incumplimiento.

“Cumplamos y hagamos cumplir la Constitución para que todo aquel que se queje con justicia tenga un tribunal que lo escuche y lo defienda contra el arbitrario. ¡Qué viva la Constitución! ¡Qué viva México!”, dijo.

En su intervención, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, destacó que la mexicana es la única Constitución en América Latina que en más de cien años siempre ha estado vigente: “eso tiene un valor incalculable”, señaló.