La industria de cosméticos y embellecimiento físico sigue en línea con la expectativa de crecimiento de 4% anual para sus ingresos en México, pero la eliminación del Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repeco) provocó el cierre de 6 mil 700 clínicas de belleza al primer semestre de 2014, explicaron representantes del sector.

En México el mercado de cosméticos y productos de belleza tiene un valor de más de 180 mil millones de pesos (14 mil millones de dólares), equivalente a 1.2% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, y este año su estimado de crecimiento está por debajo del 5% anual que ha registrado en los últimos tres años, según datos de la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos (Canipec).

“La expectativa es crecer 4% este año, una expansión un poco menor a la de años anteriores porque venimos de tasas anuales de 5%, pero en el primer semestre de este año ya no la alcanzamos y vemos un año complejo como parte de la desaceleración de la economía”, comentó el director general de Canipec, Carlos Ramón Berzunza.

La Cámara Mexicana de la Industria del Embellecimiento Físico (Camief), la cual engloba spas, clínicas de belleza, estéticas y otros establecimientos similares, registró un crecimiento de 4.67% entre sus agremiados y estimó que el número de locales de este tipo ascienden a 160 mil a nivel nacional.

Cierres de negocios

“En el primer semestre de este año se abrieron 14 mil establecimientos y cerraron 6 mil 700. Del crecimiento para el segundo semestre y 2015 se espera que el número de establecimientos permanezca igual, principalmente debido a que la apertura de negocios será equivalente al cierre de los mismos”, comentó la directora general de la Camief, Rocío López de Muriedas.

La directiva detalló que este segmento del mercado genera 450 mil empleos y el impacto vino tras la eliminación del Repeco, lo cual generó que los empresarios optaran por mantenerse en la informalidad, debido a los costos adicionales que generaron los ajustes fiscales.

“La nueva reforma fiscal afectó a la mayoría de los negocios establecidos al cambiar de un Régimen de Pequeños Contribuyentes al nuevo Régimen de Incorporación Fiscal que es más complicado que el anterior, y muchos negocios prefieren la informalidad”, resaltó López.

La falta de crecimiento económico en el país, agregó, es otro de los factores que ha golpeado este mercado; frente a este tipo de complicaciones se ha buscado capacitar a los dueños de negocios para que entiendan el nuevo régimen, además de mayor capacitación del personal con el fin de atraer a más clientes.

“Otro aspecto es el poco crecimiento de la economía mexicana y los retos son capacitar al sector en la nueva Reforma Fiscal, en los aspectos laborales y en la certificación de sus capacidades. Ante esto, la Camief promovió en los dos últimos años siete estándares de competencia laboral”, comentó.

En años recientes, la industria de cosméticos había sido anticíclica, con relación a las variaciones en la economía mexicana; por ejemplo, en plena crisis de 2009 repuntó 11% en ingresos, pero este año el impacto fue doble por la baja del consumo tras los cambios estructurales y la incorporación del RIF, explicaron los representantes del sector.

Impacto brutal

Christophe Belloncle, director general de la empresa Evercil, especializada en tratamientos de belleza, calificó de “brutal” el ajuste generado por la reforma fiscal y anticipó una caída en ventas anuales de entre 20% y 30% para 2014, así como una reducción de su plan de crecimiento de sucursales.

“Esta reforma fiscal ha sido brutal y tal vez buena para las grandes empresas, pero para las Pymesha sido difícil. No se ha buscado acabar con la informalidad, sino que han presionado a los negocios establecidos y esto ha frenado el crecimiento del sector”, indicó el directivo.

Para las 26 clínicas de Evercil ubicadas en siete estados del país, el Régimen de Pequeño Contribuyente había sido un modelo accesible para abrir 35 nuevas unidades este año, pero los cambios provocaron que algunos no pudieran integrarse al RIF y al darse de alta como persona física con actividad empresarial les generó mayores gastos.

“Esto alarga el modelo de inversión y hace lento el crecimiento en puntos de venta. La situación no puede estar peor que ahora, ha sido un año de estancamiento, las personas tienen miedo invertir pese al potencial que hay.

“Ha sido un castigo que ha generado frustración a franquiciatarios que pensaban en una tercera clínica y ahora no lo pueden hacer porque no tienen suficientes recursos”, reiteró.

Grupo Aspid, uno de los principales grupos del sector con producción de cosméticos y spas, consideró que el gremio no está en crisis, con base en la tasa de crecimiento estimada y ve como un reto los cambios en la economía.

“No creo que el sector esté en crisis. Hay un reto importante de sobrevivir y salir adelante; en comparación con otros años este es complejo, pero estamos casi igual. Históricamente la segunda mitad del año siempre es más importante en cuanto a ingresos”, comentó el director de Aspid,Gerardo Molina.

El grupo mexicano espera un crecimiento de 20% en sus ingresos como compañía y anticipó una alianza con una empresa extranjera para maximizar sus oportunidades en el segmento de cosméticos a través de nuevos aditamentos.

“Dada la situación económica, en la medida que generemos alianzas industriales podemos crecer más. Hemos tenido acercamiento para vender la empresa, con otros hemos buscado alianzas y estamos por cerrar con una compañía para tener más oportunidades”, reveló.

Metas a 2020

En medio de las dificultades, la Canipec tiene firme el objetivo de lograr tasas de crecimiento anuales superiores a 10% para el sector y convertir a México en uno de los 10 países con mayores exportaciones de cosméticos a nivel mundial, detrás de Francia, Estados Unidos, Alemania y España.

Según la Canipec, México es el principal exportador de cosméticos en América Latina y actualmente es el número 11 en el mundo en exportaciones de productos de belleza.

En 2013, las exportaciones de cosméticos ascendieron a 2 mil 950 mdd, equivalente a una crecimiento de 13.3% en comparación con el año anterior y las importaciones ascendieron a mil 419 mdd, un alza de 8.4% contra 2012.