En punto del medio día (hora local) con una explanada semivacía Donald Trump realizó el protocolo y juramento en la ceremonia del Capitolio en Washington D.C., que lo convirtió en el 45 y actual presidente de EEUU.

Durante su discurso de no más de 20 minutos, promovió el populismo y el nacionalismo. También hizo énfasis en que ahora el poder lo tiene la gente: “Recordaremos este día como el día en que la gente volvió a tener el control de su gobierno”. Dio un panorama obscuro de la situación actual del país y afirmó que cambiarían las cosas con su llegada.

Después de la toma de posesión, se dirigió en compañía de su familia a firmar diversas órdenes ejecutivas, entre ellas se encontraban nominaciones para varios cargos; estos aún deben ser avalados por el Senado.

Por otra parte, los manifestantes no se hicieron esperar y acudieron puntuales a expresarse e intentar detener la ceremonia. Llevaban pancartas, banderas, gorras, etc. con leyendas como “No es mi presidente”.