“Cuando yo era chico me decían que cualquiera podía llegar a presidente de la nación. Estoy empezando a creerlo.”

Clarence S. Darrow

En muchos cafés, sobre mesas de hogares, reuniones de negocios etc. Se escucha cada vez a más gente decir “Ahora sí ya nos cargó la chingada” ,”Lo único peor que tener al pendejo de Peña es tener al pendejo de Trump del otro lado”, “Este pinche güero nos va a deportar a medio país” etcétera etcétera, frases cada vez más pesimistas que tienden a repetirse históricamente, salvo la de Trump, pero desde hace años recuerdo haber escuchado más de una vez el “Ya nos cargó la chingada” y pues no nos ha terminado de cargar aunque reconozco que tampoco nos hemos alejado mucho del hoyo negro que es “La chingada” porque cualquiera diría que mucha gente en este país vive ahí.

Analistas, constitucionalistas, politólogos, políticos, sociólogos, psicólogos y un sin fin de personas en diferentes disciplinas han o hemos tratado de descubrir cuál es el mal que aqueja a nuestra nación, esa enfermedad endémica que padece México que no le permite ser una nación con una sociedad sana, y no me refiero a la sanidad que ofrece un sistema de salud de buena calidad, que tampoco tenemos, sino a la sanidad como sociedad, los elementos necesarios para que los habitantes de un país se desarrollen de la mejor manera posible, sean felices y mejoren día con día su calidad de vida, me parece que ese debe ser el fin que persiga cada gobierno en todo el mundo, suena romántico pero así debe ser , se debe buscar que la gente sea feliz.

Si algo le sobra a este país es son los diagnósticos, día con día le descubrimos más síntomas a la enfermedad, que si la casa blanca, los miles de millones de pesos que se roban los gobernadores, del partido que gustes, que si los diputados se asignan presupuestos estratosféricos para obtener “moches”, que si el alcalde de Naucalpan vale madres o que si cada día crece la violencia y la inseguridad en todo el país. Cada día basta ver las noticias para encontrarle un síntoma más a nuestro amado enfermo llamado México, cada tres años llegan miles de charlatanes a prometer curar al enfermo “Elíjanme a mí, soy honesto, trabajador y estoy comprometido con mi tierra”, seis años después: “Madres el guey se peló con 7,000 millones de pesos”, nos encabronamos, mentamos madres y no pasa nada… tres años después los charlatanes vuelven a invadir calles, medios de comunicación y hasta nuestros hogares asegurándonos que ellos y ellas son la verdadera medicina que necesita el enfermo, que ellos sí sabrán hacer lo que los demás no. ¿Adivinen qué? Vuelve a suceder una y otra vez, basta con ver cuántas veces han saqueado a Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán no por nada son los estados más jodidos en virtualmente todo sentido.

Entonces este país está sobre diagnosticado, como un enfermo que peregrina de doctor en doctor sin encontrar el origen de sus males. ¿Cuál crees tú que sea el gran pedo de México?

Para muchos es la inseguridad, para otros la corrupción, o los partidos políticos, o la indiferencia social.

En lo personal creo que el gran pedo de México es la constante ausencia de consecuencias, en este país las cárceles están llenas de pendejos o de jodidos porque apenas en el 8% de los delitos investigados por las autoridades judiciales logran una condena, o sea que ¡92 de cada 100 delitos cometidos quedan impunes! En un país donde no hay consecuencias el terreno es fértil para que constantemente se sumen síntomas al enfermo.

¿Qué se necesita para que algo se investigue de verdad en este país? Pues que alguien quiera chingar al delincuente (sucede en temas políticos, o si el delincuente se chingó a alguien más picudo), o que el hecho haya sido evidenciado en las redes sociales, ahí rapidito las autoridades encuentran hasta al guey que atropelló un perro, de no cumplir estas condiciones es raro que en nuestro país haya justicia.

Es por eso que creo que el gran pedo de este país es que no hay consecuencias: Si las hubiera el 80% de los que son servidores públicos en el país se dedicarían a otra cosa porque el servicio público no es bien pagado, si hubiera consecuencias el Partido Verde no existiría y su camarilla de líderes estarían presos, si hubiera consecuencias Andrés Manuel López Obrador y otros presidentes de partidos tendrían que explicar de dónde su fortuna, si hubiera consecuencias el PRI jamás hubiera regresado a los Pinos.

Si hubiera consecuencias tal vez no estarían linchando y asesinando a ladrones por todo el país.

Nos leemos pronto

@CarlosVinicioAR