El marido de la ex funcionaria de Andrés Granier Melo, Cliseria Rodríguez Alvarado, ex directora del  Comisión Estatal del Agua y Saneamiento de Tabasco (CEAS), operó la red de chantaje y extorsión que exigía a contratistas el mantenimiento de sus oficinas y de delegaciones municipales, así como dinero en efectivo y enseres domésticos para fiestas de fin de año, a cambio de otorgarles obras públicas.

El escándalo detonó a raíz del pleito que sostuvieron: un empresario chantajeado, la ex titular del CEAS y el esposo de ésta, Alfredo Contreras Álvarez, cuando el constructor se hartó de ser “sangrado”.

De acuerdo al expediente 117/2014, en poder del diario Tabasco Hoy y que recoge las declaraciones ministeriales de la ex colaboradora granierista, -quien está detenida en el reclusorio de Villahermosa acusada de los delitos de ejercicio abusivo de funciones y extorsión— el esposo era el encargado de chantajear al constructor Óscar Montejo Acosta, quien hizo la denuncia respectiva.

REALIZAN DECLARACIÓN PREPARATORIA

Ayer se realizó la declaración preparatoria de la ex titular del CEAS, en la rejilla de práctica del Juzgado Primero Penal, en donde ésta se acogió al artículo 20 constitucional para no declarar.

De acuerdo a dicho documento, el cual fue leído en la diligencia de ayer, la obra denominada ‘Reforzamiento de líneas de conducción para mejoramiento del Sistema de Agua Potable, en varios municipios de Tabasco’ le fue adjudicada a Óscar Montejo Acosta el 6 de septiembre del 2007.

Refiere que el costo original de la obra era de 42 millones 869 mil 531 pesos y días después el Comité Técnico del CEAS le autorizó un incremento de 20 mdp, quedando el monto total en 62 millones 675 mil 240 pesos.

El expediente apunta que Clisceria Rodríguez facilitó tres bienes inmuebles a la empresa afianzadora ASERTA, S.A. de C.V. a nombre de su esposo José Alfredo Contreras Álvarez y su mamá Delia Aidé Alvarado de Rodríguez y/o Delia Alvarado Sánchez, para garantizar los trabajos de Montejo Acosta.

“ACTUÉ A PETICIÓN DE MI ESPOSO”, DECLARA

La ex funcionaria asegura que actuó a petición de su esposo, quien medió a favor del constructor para avalar la fianza y así poder dar inicio al trabajo asignado.

Luego de asignarle esa y otras obras a Montejo Acosta, Cliseria y su marido comenzaron a pedirle dinero y el acondicionamiento de bienes inmuebles a cambio de más licitaciones.

En su declaración el empresario constructor asegura que invirtió para remodelar las oficina del CEAS en Tenosique y Cárdenas, 30 mil pesos en cada una

De acuerdo al citado matutino, en su declaración el empresario constructor asegura que invirtió para remodelar las oficina del CEAS en Tenosique y Cárdenas, 30 mil pesos en cada una; en la de Bosques de Saloya, 5 mil pesos; y en la de Jalpa de Méndez, 75 mil pesos, así como apoyos materiales de construcción para el templo ‘Misión Cristiana Internacional’, ubicada en Ixtacomitán, Centro, pero sobre todo la oficina del esposo de la acusada.

También se revela en el expediente que cada fin de año, el contratista destinaba dinero, al igual que enseres domésticos, como planchas, secadoras, licuadoras y otros artículos para las fiestas navideñas, con la promesa que se le proporcionarían más obras.

Tabasco Hoy destaca que la ‘luna de miel’ concluyó cuando José Alfredo Contreras Álvarez, esposo de Clisceria, tuvo diferencias con Óscar Montejo, debido a que éste lo acusó de haberse apoderado de una retroexcavadora propiedad de su empresa y socios.

El problema fue a parar ante el agente del Ministerio Público de la tercera delegación, en donde se abrió la averiguación número 1045/2012.

A raíz de esa ruptura, la ex titular del CEAS le retrasaba el pago de facturas al constructor, a grado tal que tuvo que abordar al ex gobernador Andrés Granier Melo, quien ordenó que se le liquidara, debido a que este empresario era uno de los que habían sido solidarios con arena durante las inundaciones de 2007.

asc