Un niño de cuatro años de edad que cursa el segundo grado de kínder en el Centro Escolar Licenciado Miguel Alemán (CELMA) de Cholula, Puebla fue lesionado con unas tijeras luego de que le cortaron el prepucio y una parte del glande, denunciaron sus padres.

El papá del menor, José Guadalupe Espinosa, relató que el pasado día 19 pasó a recoger a su hijo a la escuela y que al llegar a casa éste pidió ir al baño acompañado de su madre y fue cuando se percataron de las lesiones que tenía.

Aclaró que la maestra no le dio reporte de alguna irregularidad cuando él acudió al plantel.

Los padres del niño explicaron que el médico les dijo que al niño le habían cortado el prepucio y una parte del glande con unas tijeras, reportó el portal Periódico Digital.

Posteriormente los afectados interpusieron una denuncia ante el Ministerio Público, donde fueron enviados a la Dirección de Delitos Sexuales para que el menor recibiera apoyo psicológico.

Indicaron que ni la maestra ni la directora de la escuela los recibieron, por lo que pidieron la intervención de autoridades de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

El titular de la dependencia, Jorge Cruz Bermúdez, anunció que separó de sus puestos a la maestra y la directora del preescolar por negligencia y se abrió una investigación sobre el caso.

El funcionario precisó que este no es un caso de bullying, sino de agresión escolar y violencia que ya está en manos de las autoridades competentes.

En declaraciones al portal e-consulta, Cruz Bermúdez dijo que la maestra del niño no informó del caso a la SEP ni siguió los manuales de atención correspondientes.

Tras la agresión, el padre del menor afirmó que ahora su hijo no quiere ir a la escuela.

En octubre de 2013, una madre de familia interpuso una denuncia en Guadalajara, Jalisco luego de que a su hijo de seis años le cortaran una parte del prepucio en un baño de la escuela primaria Miguel Hidalgo. Presuntamente la agresión fue cometida por otros estudiantes del plantel.