Benjamín Mondragón Perea, “El Benjamón”, líder del grupo delictivo Guerreros Unidos, no fue abatido por policías federales, como se difundió, sino que, al verse cercado por agentes federales, decidió suicidarse.

Una vez que “El Benjamón” se supo descubierto y rodeado por elementos federales, tomó una pistola y se dio un tiro en la cabeza

La versión ha sido confirmada por autoridades federales, las cuales subrayan que en ningún momento la Policía le disparó al presunto capo.

Los hechos ocurrieron la madrugada de este martes en calles de la colonia El Naranjo del municipio de Jiutepec, Morelos, donde al parecer el presunto delincuente tenía su centro de operaciones.

Con motivo de los hechos de violencia en Iguala, Guerrero, y las investigaciones que se realizan, se logró ubicar a esta persona, por lo que se montó un operativo enfocado a lograr su captura.

Guerreros Unidos es el grupo delictivo señalado como responsable de matar en Iguala a seis personas, incluidos tres normalistas de Ayotzinapa, y de desaparecer a otros 43 estudiantes de la misma escuela el 26 de septiembre.

La primera versión daba cuenta de un tiroteo entre Benjamín Mondragón y otras personas con los policías federales, hechos en los que el presunto delincuente murió en el interior de una vivienda.

Después se conoció que, una vez que “El Benjamón” se supo descubierto y rodeado por elementos federales, tomó una pistola y se dio un tiro en la cabeza. No se aclaró si hubo o no tiroteo previo.

dgp