El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.

Winston Churchill

Como muchos esperaban, José Antonio Meade Kuribreña, dejó la secretaría de hacienda y crédito público para “contender” por la candidatura presidencial por el PRI, recordemos que Meade NO es priísta, probablemente esa sea su mayor virtud, sin embargo las cúpulas priístas lo cobijaron como si fuera uno de ellos, desde los campesinos hasta las mujeres, todos se volcaron para aplaudir y apapachar al seleccionado por Enrique Peña Nieto para luchar por ser su sucesor, y seguramente tapar sus rastros.

Para los “Millenials” es nuevo el acto del “show del destapado”, el PRI lo volvió a hacer, durante días consiguió que todos habláramos acerca del “tapado” vaya la selección del candidatazo del partizado, llamó más la atención que la liguilla.

Así pues, el PRI ya tiene gallo para el 2018 y será un gallo duro de vencer, el haber trabajado en administraciones panistas y priístas le ha generado a Meade fuertes relaciones que estas fechas, serán muy útiles, basta ver los comentarios que su designación ha generado entre panistas, muchos lo ven como una excelente y competitiva decisión, sobre todo los que están contra Ricardo Anaya y su inminente designación como candidato del frente. En lo personal creo que esta designación es un gran acierto por parte de Peña Nieto quien una vez más juega al pragmatismo y sorprende al oponente. ¿Cómo saber qué Peña acertó en la designación? Basta ver la reacción venenosa de López Obrador, excelente termómetro, se ve amenazada la cómoda ventaja del tabasqueño.

A los políticos les encanta que especulen con sus nombres y posiciones, es por eso que varios priístas queretanos ya andan caminando como pavos “doble pechuga” diciéndose los grandes amigos de Meade, de todos, la verdaderamente cercana es Mariana Ortiz quien ha trabajado con Meade en SEDESOL y SHCP, habrá que ver que dejan los dinosaurios acaparadores del Meade que hoy conocemos.

Corregidora

Sin duda el buen trabajo de Mauricio Kuri al frente de este municipio es un referente a nivel estatal, tan es así que Kuri es el “gallo” del gobernador Pancho Domínguez para sucederlo en el 2021, también es el favorito para llegar al senado por parte del Partido Acción Nacional, y si bien no está afiliado a este partido es uno de sus grandes activos.

Si se va al senado ¿Qué pasará con la alcaldía de Corregidora? Muchos creemos que buscará posicionar a su gran amigo, socio y compadre Rogelio Vega, un hombre eficiente, claridoso y de todas sus confianzas, hoy Rogelio ocupa la desgastante posición de jefe del gabinete, lo que si bien le otorga un gran poder también lo tiene ocupado en la operación del municipio 24/7 dejando poco tiempo libre para la grilla.

Por su parte el PRI mandará seguramente a Gustavo Zepeda, y aunque le pese a Ricardo Astudillo y mande a sus huestes a trolear en redes sociales, el priísta se encuentra bien posicionado y a diferencia del eterno presidente del Verde Ecologista, ha procurado crear redes de apoyo y amistades, que le han generado un notorio avance en las encuestas, así que a pesar del arduo trabajo que ha realizado Astudillo en los últimos 5 años en Corregidora podría quedarse de nueva cuenta en la banca, como sucedió en el 2015, esto lo llevaría seguramente al congreso local o incluso a poder regresar a San Lázaro como diputado federal.

 

Nos leemos la próxima semana

 

Twitter @CarlosVinicioAR

Instagram @CarlosVinicioAR