La cantidad de tiroteos en los que unatacante hiere o mata a varias personas ha aumentado de manera impresionante en años recientes, con la mayoría de los ataques ocurridos esta década registrándose en un negocio o una escuela, según un reporte del FBI.

El estudio revisó 160 balaceras a aglomeraciones entre el 2000 y 2013 para identificar temas comunes y ayudar a las fuerzas judiciales locales a prepararse a responder a hechos similares en el futuro.

Estos incidentes, la enorme mayoría de ellos, terminan en minutos. Así que va a tener que haber una enseñanza y entrenamiento de las mejores tácticas, técnicas y procedimientos para nuestros colegas estatales y locales”, dijo James F. Yacone, un director asistente del FBI que supervisa respuesta a crisis y quien estuvo involucrado en el reporte.

El estudio se enfocó en lo que el FBI llama “incidentes de tirador activo”, casos en los cuales un hombre armado en un ataque dispara a varias personas en una zona poblada. Excluyó balaceras relacionadas con pandillas o drogas, que involucraran defensa propia o disputas domésticas contenidas.

Según el reporte, ocurrió un promedio de siete balaceras en los primeros siete años que fueron estudiados. Ese promedio aumentó a más de 16 balaceras por año en los últimos siete del estudio. Ese periodo incluyó el tiroteo de 2012 en una sala de cine en Aurora, Colorado, y en la Escuela Primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, así como la masacre del año pasado en el complejo Washington Navy Yard, en la cual un hombre armado mató 12 personas antes de morir por disparos de la policía.

La mayoría de los tiroteos ocurrieron en un negocio o una escuela, universidad u otra instalación educativa, según el estudio, realizado en conjunción con la Universidad Estatal de Texas. Otras balaceras han ocurrido en espacios abiertos, en propiedades militares, centros de oración e instalaciones de atención médica.

Un total de más de mil personas murieron o resultaron heridas en esos tiroteos. En aproximadamente 25 por ciento de los casos, el atacante se suicidó antes de que llegara la policía. El agresor actuó solo en todos los casos, excepto dos.

Funcionarios judiciales especializados en análisis de comportamiento dicen que los motivos de los atacantes varían, pero muchos tienen un agravio personal real o percibido que sienten que exige un acto de violencia. Aunque es difícil decir porqué se ha incrementado la cifra de tiroteos, funcionarios dicen que creen que muchos atacantes se inspiraron en masacres del pasado y la notoriedad resultante.

“El fenómeno de imitación es real”, dijo Jerome Simmons, una analista de comportamiento que trabaja para el FBI. “Conforme ocurren más y más acontecimientos trágicos y notorios, pensamos que estamos viendo más individuos afectados, marginados que están buscando inspiración en esos actos del pasado”.

Más allá de estudiar las masacres, el FBI ha promovido un mejor entrenamiento para las fuerzas policiales locales, las cuales son invariablemente las primeras en acudir al sitio del ataque.

Fuente: Excelsior