Odile se fortaleció durante la tarde de este sábado para convertirse en huracán categoría II, ubicado al sur de las costas de Jalisco y Colima, unos 275 kilómetros al suroeste de Manzanillo, informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El huracán se mueve hacia el noroeste a nueve kilómetros por hora (km/h) y mantiene vientos de 160 km/h, además de rachas de hasta 185 km/H, indicó la Comisión en un reporte emitido cerca de las 19:00 horas.

De acuerdo con la trayectoria dada a conocer por la dependencia avanzará paralelo a las costas mexicanas. No se espera que toque tierra, sin embargo, este sábado generará lluvias intensas en zonas montañosas de Guerrero, Michoacán, Colima, Jalisco y Nayarit.

Así como precipitaciones muy fuertes en Guanajuato y Querétaro, y fuertes en el sur de Baja California Sur y Sinaloa.

Tras su fortalecimiento se emitió una alerta por efectos de tormenta tropical desde La Paz hasta Santa Fe, Baja California Sur, y se mantiene la que existía desde Manzanillo, Colima, hasta Cabo Corrientes, Jalisco, regiones donde se espera oleaje de hasta cuatro metros de altura, por lo que la Conagua recomienda a la navegación extremar precauciones.

Hay alerta por efectos de huracán desde Cabo San Lázaro, hasta la Paz, Baja California Sur.

La dependencia pidió a la población mantenerse informada sobre las condiciones meteorológicas y tomar precauciones debido a que las lluvias de las últimas semanas reblandecen el suelo y podrían provocar deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y afectaciones en caminos, así como encharcamientos en zonas urbanas.