La moneda de mejor rendimiento entre las principales divisas del mundo podría encaminarse a un brusco cambio de dirección.

Según las previsiones, el peso mexicano -que se ha apreciado este año por las apuestas a que las ventas tras la victoria electoral de Donald Trump fueron excesivas- podría debilitarse un 5.4 por ciento para finales de junio. Éste es el peor pronóstico entre las 43 monedas seguidas por Bloomberg.

Las previsiones de los analistas contrastan con la confianza renovada a las operaciones de carry trade sobre el peso mexicano y a los comentarios conciliadores por parte de funcionarios estadounidenses, que señalan que Trump no buscará una revisión importante del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Más informacion en El Financiero