Si no peleas para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabarás formando parte de ella.

Joan Baez

Desde hace meses Pedro Kumamoto, un joven diputado local jalisciense de apenas 27 años, es la sensación en la política nacional, un “rockstar”, este mozalbete osó desafiar a la estructura de partidos compitiendo y arrasando como candidato independiente en el distrito 10 de Jalisco, cerrando con más de 50,000 votos a su favor.

A diferencia de otros “Independientes” este muchacho está, hasta el momento, libre de pecado, el “Bronco” es más priísta que Enrique Ochoa, las mañas lo traicionan, Pedro Ferriz es un idealista sin embargo tanto tiempo siendo parte del sistema lo deja también muy “manoseado”, Jorge Castañeda es más escritor y analista que político, punto a su favor, Layín el que “roba poquito” es una mentada de madre, y así podríamos ir desmenuzando a los “Independientes” para darnos cuenta que muchos vienen contaminados después de años de militancia partidista.

Pedro Kumamoto es un “Independiente” de origen, nacido políticamente de esta forma y habiendo hecho una campaña muy efectiva y eficiente para la cual recibió no más de $19,000 pesos por parte del Instituto Electoral de Jalisco y cerca de $240,000 pesos en aportaciones de particulares, estos números nos ayudan a entender por qué a quien le debe Pedro su puesto es a la gente que lo apoyó y votó por él, no arregló su candidatura llevando un reloj Patek Philippe de $50,000 USD a algún líder sindical o líder de partido político para que avalará su aspiración además teniendo que comprometer plazas laborales para los familiares y amigos de su “padrino” político, ni entregar una parte de su salario al partido y menos comprometer su voto siempre en favor de los intereses del partido que lo postuló, tampoco llegó a su puesto teniendo que retribuir millones de pesos a empresarios que le regalaron gorras, playeras y frutsis para la campaña.

Hoy Kumamoto es un “rockstar” no por haber logrado ganar la diputación, si no por que lanzó una propuesta “Sin voto no hay dinero” que busca que los partidos políticos dejen de recibir miles de millones de pesos al año sin justificar electoralmente este recurso, recordemos que nuestro país es de los pocos en los que el gobierno paga con los impuestos de la gente los procesos electorales y el mantenimiento de los partidos políticos, tan sólo en el ámbito federal se gastan cerca de 5,000 millones de pesos al año.

La propuesta de Kumamoto es sencilla, sí los partidos reciben votos, reciben recursos, si no lo hacen se mantienen como puedan, en lo personal consideraría esto un gran avance porque para empezar le cortamos el suministro económico a la “chiquillada” las sanguijuelas de la democracia que cada tres años se venden al mejor postor, para en alianza con partidos grandes lograr el porcentaje  necesario para seguir “mamando” del erario, por ejemplo: El PVEM, Convergencia, Movimiento Ciudadano, PANAL, PT y muchos más a niveles locales.

¿Por qué digo “pinche Kumamoto”? Porque eso deben estar mascullando en las más altas esferas del poder “pinche Kumamoto” deben expresar mientras juegan golf o viajan en sus yates esos políticos de “cuna”.

Un amigo a quien admiro y respeto me dijo algo que ha marcado mi vida profesional “Para triunfar hay que ser disruptivos” esto quiere decir, hacer las cosas de manera diferente, romper los esquemas, tristemente mientras en muchos países la normalidad es la honestidad en este país la clase política, salvo honrosas excepciones, está plagada de rateros, mentirosos y traicioneros, les debo más adjetivos para la otra, y las opciones disruptivas como Kumamoto se convierten en una hermosa disonancia que nos permite imaginar que las cosas pueden ser diferentes. En Querétaro y otros estados el “efecto Kumamoto” se está contagiando y varios congresos comienzan a apoyar la iniciativa de “sin voto no hay dinero”, así se cambian las cosas, desgraciadamente siempre podremos contar con el PRI que tratará de frenar cualquier esfuerzo por convertir a México en un país menos corrupto lleno de políticos millonarios que gobiernan a pura gente jodida.

Así que gracias “pinche Kumamoto” por ser disruptivo y tratar de cambiar las cosas, no estás sólo, vas a encontrar resonancia en la sociedad, empresarios y hasta en la misma clase política, yo sé que las cosas pueden cambiar y estamos en el camino a hacerlo, muy a pesar del PRI y de los corruptos, los hay en todos los partidos ¿Verdad Eva Cadena?

Nos leemos pronto.

Carlos Vinicio Arredondo

@CarlosVinicioAR