Policías municipales de Corregidora realizaron el aseguramiento de una toma clandestina ubicada en los límites de Querétaro y Guanajuato, en terrenos de cultivo ubicados a tres kilómetros de la comunidad de Charco Blanco.

El hallazgo se logró gracias a una denuncia ciudadana al Centro de Control, Comando, Cómputo y Comunicaciones (C4), lo que originó la movilización de las unidades policiacas hacia la zona y, con base a los detalles
proporcionados al momento del reporte, se pudo encontrar una excavación que llevaba directamente a la tubería de combustible de PEMEX;  adjunto a esta, se localizaron una válvula, pala y pico, así como una manguera de 30 metros
de longitud y grosor de una pulgada.

Ante el hecho, se procedió al aseguramiento de la toma y al inmediato aviso a las autoridades de seguridad física de la paraestatal, a fin de que fuera esta dependencia la encargada del resguardo y sellado del ducto.

También se dio parte a la Procuraduría General de la República para que el Ministerio Público de la Federación diera inicio a la carpeta de investigación correspondiente.