Joaquín Téllez Álamo, de 48 años, coordinador del organismo de Protección Civil de Los Cabos, Baja California Sur, fue detenido después de que la policía encontrara en su casa productos saqueados de tiendas tras el paso del huracán Odila, informó la Fiscalía del estado.

Cuando llegaron las autoridades a buscarlo, el titular del organismo no tuvo más que admitir la culpa: en su casa había numerosos objetos robados como una motocicleta, cinco tablas de planchar, un aparato de música, cinco cafeteras, tres reproductores de dvd y 60 cajas de juguetes.

Después del huracán Odila, que causó severos daños a la infraestructura de la península de Baja California a mediados de septiembre, hubo saqueos en supermercados y tiendas.

Cámaras de video y fotografías captaron a numerosas personas llevándose no solo productos de primera necesidad, sino también electrodomésticos, cervezas y juguetes.

Las autoridades han estado recuperando algunos de los objetos y hasta el momento hay más de 45 detenidos.

Como parte de las investigaciones la policía se presentó en el departamento de Téllez, encargado de brindar apoyo a la población en caso de catástrofes.

“Al saber sobre los hechos que se investigan el funcionario municipal manifestó que dentro de su domicilio tenía diversos objetos que fueron sustraídos de manera ilegal de diferentes tiendas, mismos que entregó”, informó la Fiscalía.

El coordinador de Protección Civil había acumulado productos variados: además de electrodomésticos, tenía en su casa cinco mangueras, dos raquetas de tenis, dos tablas para playa, una bicicleta para niña con cabeza de dinosaurio, ocho películas, juegos de vajilla, limpiaparabrisas para coche y una patineta robados, entre otros.

El funcionario fue detenido y presentado ante el agente del Ministerio Público.

En tanto, la CFE informó que restableció 90 por ciento del suministro de energía eléctrica en las zonas afectadas en Baja California Sur luego del paso de Odila.

AUMENTA NIVEL DE RÍOS

La Comisión Nacional del Agua informó que al menos cuatro ríos de Tabasco presentaron crecida por las lluvias que se han registrado en la región en los últimos días, lo que provocó también el cierre de la presa Malpaso y el aumento de la extracción en la central hidroeléctrica de Peñitas.

A su vez, la Dirección de Protección Civil de la entidad informó que en Jalapa y Macuspana, el desbordamiento del río La Sierra provocó encharcamientos en diversas comunidades, donde algunas viviendas quedaron rodeadas de agua. La Conagua dijo que el río Usumacinta aumentó 54 centímetros debido a los escurrimientos de las zonas altas de Guatemala y Chiapas, lo que provocó que se ubicara tres centímetros arriba de su nivel, ante lo que se prevé que empiece a desbordar en zonas bajas de la región fronteriza.

El organismo federal indicó que el río Pichucalco, cuyo cauce crece y desciende rápidamente, subió 1.92 metros durante la madrugada de ayer, ubicándose 86 centímetros arriba de su escala ordinaria, pero se prevé que hoy empieza a descender.

(Antonio Villegas/Tabasco)