Feliz, enfundado en la camiseta de los Gallos de Querétaro, Ronaldinho saltó a la cancha del Estadio La Corregidora para presentarse ante su afición.

Con el número 49 en los dorsales, el ídolo brasileño hizo su emblemática señal en medio del campo y posteriormente dio una vuelta olímpica para estar de cerca y dejarse envolver por el cariño de los aficionados.

El astro regaló balones a los asistentes del duelo entre Gallos y Puebla, cotejo que pasó a segundo plano ante la presencia del campeón del mundo, que defenderá la playera de Querétaro a partir de este momento.

RONALDIÑO EN EL CORREGIDORA

jpg