Empresarios del sector de la construcción discrepan respecto a la necesidad de construir un viaducto elevado en la ciudad de Querétaro, como el propuesto por el candidato presidencial, José Antonio Meade, y que significaría -según el abanderado priista- una inversión de entre 3 mil 500 y 4 mil millones de pesos.

Hay quienes consideran que un proyecto como éste no es prioridad porque se deben impulsar obras enfocadas a fortalecer al transporte masivo, otros piensan que es viable técnica y económicamente y, también hay quien opina que es necesario primero tener estudios para identificar sus beneficios.

Para la presidenta de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), en Querétaro, Alejandra Vega Reyes, antes de desarrollar un proyecto de un segundo piso se deben priorizar obras para fortalecer el sistema de transporte masivo, pues de lo contrario se fomenta la adquisición de automóviles, siendo éstos los que provocan los mayores conflictos viales.

Consideró que no puede establecerse si técnicamente el proyecto del candidato es viable, ya que la cámara no cuenta con estudios que analicen su factibilidad.

Por el contrario, Federico Alcocer Delgado, expresidente de la CMIC, opinó que un viaducto que cruce la ciudad sería “extraordinario”, ya que mejoraría la movilidad de la Zona Metropolitana y tiene viabilidad técnica y financieramente.

Oscar Hale Palacios, vicepresidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana, señaló que es viable técnicamente y económicamente el proyecto del viaducto, como el que se realizó en Puebla.

Además, el viaducto en Querétaro sería de peaje, de 55 a 90 pesos, lo cual significaría un menor costo, incluso, que circular por el primer nivel al considerar el gasto en combustible y neumáticos.

“Es viable el proyecto y con beneficios a corto plazo y que la inversión rondaría en los 7 mil millones de pesos, considerando el costo en Puebla”, expresó Oscar Hale. Una cifra superior a la prevista por Meade, de máximo 4 mil millones de pesos.

Comentó que, aunque el candidato Meade no llegue a la Presidencia, la propuesta de construir un segundo piso en Querétaro ya se tenía considerada desde antes, aunque para arrancar el proyecto sería necesaria la participación con inversión de la iniciativa privada o la gestión de recursos federales.

Con información de El Financiero.