Vale la pena conocer al enemigo… entre otras cosas por la posibilidad de que algún día se convierta en un amigo.

Margaret Thatcher

La campaña y llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica le ha dado al gobierno mexicano y en particular al presidente Peña la oportunidad de tener algo que no han tenido en todo su gobierno, un enemigo que no sea su propia incapacidad, la evidente corrupción de él y los suyos o la falta de resultados de su gabinete.

Por ejemplo, Calderón tuvo como enemigo al “Narco” aunque no se logrará ni remotamente una victoria clara en el campo de batalla, la lucha contra este enemigo justificó que se vertieran miles de millones de dólares y se dejara de lado temas muy importantes en materia social y de desarrollo de infraestructura, George W. Bush tuvo como enemigo a Osama Bin Laden, Nixon tuvo a Vietnam, Reagan tuvo a los rusos, Fidel, Chávez y Maduro tuvieron y tiene al “Imperio Yanqui” hoy Peña puede tener a Trump.

No me refiero a que mañana México le declare la guerra a los Estados Unidos o que se instalen misiles balísticos en Ciudad Juárez, por supuesto que nuestro país no tiene la capacidad militar o comercial para enfrentar de frente a  los Estados Unidos, sin embargo hoy Peña y su gobierno tiene enfrente al “enemigo perfecto” el patán, el “bully” el gandalla, el que se cree el más fuerte del salón y esta justamente sentado al más flaquito y ñoño del grado, sí, México y su presidente que no atina una, y siguiendo con la analogía escolar ¿Cuál es la mejor manera de enfrentar a un “bully”? pues plantándole cara, no dejando que le roben el “lunch” no sé si en este caso el “lunch” sea el TLCAN pero lo cierto es que Peña no puede ni debe permitir que Trump arremeta un día sí y otro también contra México.

Por eso creo que Trump podría ser lo peor que le ha pasado a Peña, o lo mejor. Si Enrique Peña y su “becario” Luis Videgaray toman una postura firme ante Trump y sus amenazas sin duda tendrán el apoyo absoluto de México, con otro punto a su favor, nadie está esperando que hagan un gran trabajo, incluso el hecho de pararle cara a Trump y defender los intereses de nuestro país les ganaría el respeto de millones de personas en los Estados Unidos, la marcha de las mujeres y las constantes expresiones contra el magnate del peinado increíble, nos demuestran que la tierra es fértil para que Peña se pudiera llegar a convertir en el mandatario que no cede a las amenazas, que antepone el bienestar de millones sobre una cálida recepción en la Casa Blanca, se me pone la piel de gallina tan solo con imaginarme a Peña diciéndole a Trump “ Nuestro país es grande, somos socios y amigos, los amigos no construyen muros entre si, los amigos no se insultan, tampoco se amenazan, espero señor Trump que usted sepa valorar a los socios y los amigos” Aplausoooooo por favoooooooor.

Si tan sólo esto o algo parecido sucediera el  partido del presidente  tendría una esperanza de repetir en Los Pinos, esta es una ventana que no puede desperdiciar Peña y no porque nos interese que el PRI gane en el 2018, simplemente porque un presidente fuerte es lo que una nación fuerte como la nuestra merece y no lo hemos tenido en varios años.

De corazón espero que Peña no pierda la oportunidad de vestirse de gloria, de dar la campana, de ser lo que no es, pero puede llegar a ser: Un buen presidente, un líder.

Nos leemos pronto, éxito y bendiciones.

@CarlosVinicioAR