Michel Flynn, asesor de Seguridad Nacional de Trump, renunció este lunes por la noche luego de que se confirmó que no solo se había comunicado con funcionarios de Kremlin para discutir las sanciones contra este país cuando Barack Obama todavía estaba en el poder, sino que también le mintió al vicepresidente Mike Pence sobre el contenido de las charlas.

Flynn habló con el diplomático varias veces durante los dos meses previos a la llegada al poder de Trump, el 20 de enero, y conversó específicamente con él sobre las sanciones impuestas a Moscú por el entonces presidente Barack Obama por espionaje durante la campaña.

En su carta de renuncia, Flynn apuntó que transmitió “sin querer al vicepresidente electo y a otros información incompleta sobre sus conversaciones telefónicas con el embajador de Rusia” en Washington, Sergei Kislyak.

De inmediato, Trump nombró otro general retirado, Joseph Kellogg, para ocupar interinamente el puesto de consejero de Seguridad Nacional.

Un funcionario del gobierno dice que Kellogg, David Petraeus ex director de la CIA y Bob Harward ex viceadmirante adjunto del Comando Central estadounidense, serían los posibles reemplazos de Flynn, aunque Kellogg es uno de los tres favoritos para quedarse de forma definitiva con el cargo.