Una pequeña ciudad del sur de Indiana se despertó este miércoles horrorizada luego de que se conocieron detalles de un caso de canibalismo protagonizado por un hombre enfurecido con su exnovia.

Joseph Oberhansley, de 33 años, es acusado de matar a su exnovia de una manera tan brutal, que hace recordar a una película de horror.

El hombre está detenido por el asesinato la semana pasada de Tammy Jo Blanton, de 46 años, cuyo cuerpo fue encontrado mutilado en su casa en Jeffersonville, a unos cuantos kilómetros al norte de Louisville, Kentucky.

De acuerdo con un reporte de la policía, el hombre, que estaba en libertad condicional luego de pasar tiempo en prisión por matar accidentalmente a su anterior novia, llegó a la casa de su exnovia el pasado jueves por la madrugada.

Tammy llamó a la policía cuando vio a Joseph afuera de su casa poco antes de las 3:00 de la mañana del jueves de la semana pasada.

Cuando los oficiales llegaron, el hombre les dijo que tenía problemas con su novia y que era su casa. Pero cuando los policías se entrevistaron con Tammy, ella les dijo que había cambiado las chapas de las puertas, que ya no tenía relación alguna con el hombre y les pidió que lo retiraran de su propiedad.

Bajo la mirada de los policías, Joseph se subió a su Chevrolet Blazer 2002 y abandonó el lugar. Los oficiales se quedaron algunos minutos más para asegurarse de que no regresara.

La madre de Joseph les dijo a los investigadores que su hijo entró enfurecido a su habitación alrededor de las 3:30 de la madrugada y que le explicó lo que había ocurrido en la casa de su exnovia.

x

Joseph se mostró frustrado por el rechazo de Tammy, por sus problemas financieros y por su trabajo. Luego el hombre salió y se subió a su auto. Su madre lo siguió y se subió también al auto, donde platicó por varios minutos con él para calmarlo. Luego, el hombre se bajó del auto y se fue.

Las autoridades dicen que Joseph entonces regresó a pie a la casa de Tammy, donde cometió el horrible crimen.

Una compañera de trabajo de Tammy se preocupó luego de que la mujer no se presentó a trabajar a las 9:00 de la mañana.

La compañera sabía por otra colega de los problemas que Tammy tenía con su exnovio, por lo que le marcaron a su teléfono celular, el cual fue respondido por un hombre.

El hombre dijo ser hermano de Tammy y afirmó que ella había salido a ver su padre quien estaba enfermo. La compañera de trabajo no creyó la versión del hombre y llamó al número de emergencias 911 alrededor de las 9:50 horas.

Cuando varios policías llegaron a la casa de Tammy, unos 15 minutos después, encontraron el auto de la mujer, una Ford Explorer negra, en la cochera de la casa.

x

Los policías observaron que tanto la puerta delantera como la traseratenían señales de haber sido forzadas.

Cuando uno de los policías cruzó la puerta frontal, se encontró con Joseph, quien tenía una herida recién hecha en una de sus manos.

Temiendo lo peor, el oficial le dijo que pusiera sus manos contra la pared para ser revisado. Pero Joseph se negó a seguir las órdenes del policía, quien ayudado por otro oficial sometió al intruso cuando este intentó meter su mano en su bolsa trasera, donde guardaba un cuchillo.

Luego de ser esposado, los oficiales se dieron cuenta de lo que posiblemente había ocurrido: el cuchillo tenía sangre fresca y cabellos.

Entonces los policías comenzaron a buscar a Tammy habitación por habitación. Como si se tratara de una película de horror, descubrieron manchas de sangre por varias partes de la casa.

Una oficial vio gran cantidad de sangre junto a la bañera, dentro de la habitación principal de la casa. La bañera estaba cubierta con una manta.

Al notar la escena, la mujer policía regresó a buscar al resto de los oficiales, quienes luego ingresaron al baño.

La escena era dantesca: el cuerpo de la mujer estaba lleno de heridas causadas por el cuchillo y su cráneo estaba partido. En la bañera había restos de su cerebro.

Los policías aseguraron la escena y llamaron a detectives de homicidios para que se hicieran cargo del caso.

Los detectives encontraron que no sólo la puerta frontal fue forzada, sino también la trasera, además de la puerta del baño, lo que hace creer, junto con los restos de sangre por toda la casa, que Tammy luchó por su vida y luego se refugió en esa parte de la residencia.

Al ingresar al baño pudieron ver de cerca el cadáver de la víctima, que tenía múltiples heridas en el pecho, el cuello y el cráneo. Tammy tenía el cuello cortado y su frente había sido arrancada. A la mujer le faltaba gran parte del cerebro así como el corazón.

Joseph confesó a la policía que irrumpió en la casa y que Tammy se refugió en el baño. Luego de forzar la puerta, atacó a su exnovia con un cuchillo y luego mutiló su cuerpo. Utilizando una sierra eléctrica, abrió su cráneo y se comió crudo parte de su cerebro. La otra parte la cocinó.

Cuando le preguntaron sobre qué había hecho con el corazón de Tammy, el hombre dijo que se lo había comido, así como también una parte de uno de sus pulmones.

x

Joseph había vivido en Indiana luego de ser liberado de una prisión en Utah en 2012, donde cumplió una condena por el homicidio imprudencial de su anterior pareja.

Joseph había roto con Tammy apenas unas horas antes. La policía encontró en la cama de la habitación principal una bolsa con todas sus cosas, las cuales Tammy pretendía dejar afuera de la casa para que Joseph se las llevara.

Joseph se encuentra detenido sin fianza. Su juicio comenzará en febrero próximo. Los fiscales han dado a entender que pretenden pedir la pena de muerte para el hombre.

rja