Con globos aerostáticosexcedentes del Ejército de Estados Unidos y usados en la guerra contra el terrorismo en Medio Oriente, la Patrulla Fronteriza vigila la zona del Valle de Río Grande, Texas, colindante con México.

Los dirigibles, de 55 metros de largo, cuentan con cámaras que pueden captar las matrículas de los autos incluso a kilómetros de distancia.

“Tenemos un ojo en el cielo para todos”, dijo el agente de la Patrulla Fronteriza a cargo Lee Allbee, en referencia a los organismos policiales de la región. Los globos aerostáticos son usados para detectar a traficantes de droga, así como de personas.

Desde noviembre pasado, la Patrulla Fronteriza ha colocado cinco dirigibles con cámaras de vigilancia en la zona del Valle del Río Grande —uno en Peñitas, dos cerca de Río Grande y dos cerca de Falfurrias—, dijo el portavoz de la Patrulla Fronteriza, Joe Gutierrez Jr.

“Definitivamente ha sido un elemento de cambio, ya que quedó desplegado”, afirmó Gutiérrez.

Allbee, quien ayuda a supervisar el programa aerostático, dijo que la agencia ha estacionado su último globo cerca de Río Grande a finales de julio.

Contra uso de la fuerza

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos empezará a llevar cámaras este año en su academia de entrenamiento, como una prueba para ver si la tecnología debería usarse sobre el terreno para atajar las críticas sobre el uso de la fuerza por parte de los agentes.

R. Gil Kerlikowske, quien dirige el organismo rector de la Patrulla Fronteriza desde marzo, anunció los planes ante un grupo de activistas que ha presionado para el uso de cámaras, reveló uno de los asistentes al encuentro privado. Las pruebas se realizarán en la academia de la Patrulla Fronteriza en Artesia, Nuevo México. El comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza (APF) no le dijo a los activistas cuántas cámaras fueron compradas. La reunión en Detroit fue la más reciente que Kerlikowske ha sostenido con algunos de los críticos más enérgicos del uso de fuerza por la Patrulla Fronteriza.

Otra persona informada sobre los planes dijo que las pruebas se realizarán desde octubre hasta diciembre y que no estaba claro cuándo las cámaras serían utilizadas en el terreno.

Kerlikowske programó una conferencia de prensa para el jueves en Washington para hablar sobre lo que su oficina dijo eran pasos “hacia el compromiso de APF para aumentar la transparencia y responsabilidad”. Michael Friel, portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza, declinó comentar sobre la naturaleza del anuncio del jueves.

Es muy probable que la medida encuentre oposición del Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza, el gremio que representa a más de 17 mil agentes, que ha dicho que las cámaras serían costosas y pudieran provocar que éstos duden cuando sus vidas se vean amenazadas.

(AP)